Generalidades e indicaciones

La endopielotomía comprende la ampliación de la unión de la pelvis renal con el uréter, esto facilita el transporte de la orina desde el riñón a la vejiga.

Las razones para realizar una endopielotomía son las siguientes:

  • Obstrucción de la unión ureteropiélica (condición congénita)
  • Obstrucción de la unión ureteropiélica (adquirida por piedras renales o cirugías previas)
  • Recurrencia de la obstrucción en la unión ureteropiélica tras otro tratamiento como la pieloplastía

Beneficios de la endopielotomía láser

La finalidad de realizar la endopielotomía es restaurar la anatomía normal de las vías urinarias para facilitar el transporte de la orina desde el riñón hasta la vejiga y así evitar que se dañe el riñón de manera permanente e irreversible. En otras palabras, la endopielotomía puede salvar al riñón de una posible insuficiencia renal crónica.

Al realizarse por endoscopía (sin incisiones), la endopielotomía láser es una cirugía que ofrece una rápida recuperación y poco dolor postoperatorio.

El corte de la obstrucción se realiza con láser de Holmio, esto brinda gran precisión al procedimiento y disminuye el riesgo de hemorragia.

Riesgos y complicaciones

Las posibles complicaciones que pueden surgir al realizar una endopielotomía láser son las mismas que pueden ocurrir en general con cualquier procedimiento quirúrgico y estas son: hemorragia, daño a órganos cercanos, reacciones a la anestesia etc. Sin embargo, estas complicaciones se presentan con poca frecuencia y se pueden resolver en su mayoría, durante la misma cirugía.

Otro riesgo de la endopielotomía láser es la recurrencia de la obstrucción en la unión de la pelvis renal con el uréter, esto ocurre en menos del 10% de los pacientes.

Alternativas a la endopielotomía láser

El objetivo de la endopielotomía láser es eliminar la obstrucción que se encuentra en la unión de la pelvis renal y el uréter, esto también se puede lograr mediante una pieloplastía abierta o laparoscópica. Los pacientes que están en espera de alguno de estos procedimientos correctivos pueden portar un catéter JJ, lo cual permite el drenaje de la orina mientras se realiza la cirugía.

Qué esperar de la endopielotomía láser

Día de la cirugía:El día de la operación llegará por la mañana al hospital en ayuno

La cirugía dura aproximadamente 1 – 2 horas, sin embargo, este tiempo es variable.

La anestesia para este procedimiento es espinal (en la espalda) y sedación por lo que no sentirá dolor y estará relajado durante su procedimiento.

El dolor después de la endopielotomía láser es mínimo y puede ser controlado efectivamente con analgésicos intravenosos.

Alimentación: el mismo día de la cirugía podrá comer por la tarde, no existen restricciones alimenticias, sin embargo, se recomienda una dieta balanceada.

Actividad física: el mismo día de la cirugía podrá caminar por la tarde. Es esperado sentirse un poco fatigado después de cualquier cirugía, este problema se resuelve espontáneamente a las pocas semanas después de la endopielotomía láser.

Estancia hospitalaria: la mayoría de los pacientes operados de endopielotomía láser permanecen 2 días hospitalizados.

Heridas: al ser realizado de manera endoscópica, este procedimiento no deja cicatrices en la piel.

Catéter: después de realizar la endopielotomía láser se inserta un catéter JJ en el uréter, el cual permanece después de la cirugía durante 6 semanas para facilitar la cicatrización uniforme de las vías urinarias, este catéter no es visible porque está en el interior del cuerpo, sin embargo, algunos pacientes perciben molestias leves como ardor al orinar, dolor leve en la espalda, hematuria leve (sangre en la orina) y urgencia miccional (deseo frecuente de orinar). El retiro de este catéter es por endoscopía y se puede realizar como procedimiento ambulatorio en un consultorio.