Generalidades e indicaciones

La fístula vesicovaginal (VV) es una comunicación anormal entre la vejiga y la vagina, esto ocurre por complicaciones de partos prolongados, histerectomías o radiaciones en la pelvis por cáncer cervicouterino y representa un importante deterioro de la calidad de vida de las mujeres que la padecen.

Las indicaciones para reparar una fístula VV son:

  • Fístula VV que no se alivia colocando una sonda vesical
  • Fístula VV que condiciona fuga urinaria persistente o infecciones urinarias repetitivas
  • Recurrencia de una fístula VV tras una reparación primaria por vía vaginal o abdominal
  • Fístula VV que produce dispareunia (dolor vaginal al tener relaciones sexuales)

Beneficios de reparar una fístula VV

Para reparar una fístula VV se debe cerrar la comunicación que existe entre la vagina y la vejiga, con esto se obtiene que las funciones urinaria y sexual vuelvan a la normalidad mejorando la calidad de vida de la paciente.

Al realizarse por laparoscopía, la reparación de la fístula VV es una cirugía que ofrece una rápida recuperación y poco dolor postoperatorio.

Riesgos y complicaciones

Las posibles complicaciones que pueden surgir al realizar la reparación laparoscópica de una fístula VV son las mismas que pueden ocurrir en general con cualquier procedimiento quirúrgico y estas son: hemorragia, daño a órganos cercanos, reacciones a la anestesia etc. Sin embargo, estas complicaciones se presentan con poca frecuencia y se pueden resolver en su mayoría, durante la misma cirugía.

El riesgo de conversión a cirugía abierta es bajo (<5%), esto puede ser por dificultad en la disección o hemorragia y se realiza para mantener la seguridad del paciente.

Alternativas a la reparación de fístula VV

Las opciones de tratamiento para reparar una fístula VV son:

  • Cirugía abierta abdominal
  • Cirugía por vía vaginal (cuando la fístula se encuentra cerca del introito vaginal)
  • Cauterización endoscópica de la vejiga (en fístulas menores de 0.5 cm)

Qué esperar de la reparación de la fístula VV

Día de la cirugía: El día de la operación llegará por la mañana al hospital en ayuno

La cirugía dura aproximadamente 2 – 3 horas, sin embargo, este tiempo es variable.

La anestesia para este procedimiento es general, por lo que estará inconsciente durante la cirugía.

El dolor después de la reparación de la fístula VV es mínimo y puede ser controlado efectivamente con analgésicos intravenosos.

Alimentación: el mismo día de la cirugía podrá comer por la tarde, no existen restricciones alimenticias, sin embargo, se recomienda una dieta balanceada.

Actividad física: el mismo día de la cirugía podrá caminar por la tarde. Es esperado sentirse un poco fatigada después de cualquier cirugía, este problema se resuelve espontáneamente a las pocas semanas después de la reparación de la fístula VV.

Estancia hospitalaria: la mayoría de los pacientes operados de reparación de fístula VV, permanecen 2 a 3 días hospitalizados.

Heridas: la reparación laparoscópica de fístula VV requiere 3 pequeñas incisiones en el abdomen (cada una de 1 cm o menos), una vez que cicatrizan por completo, estas cicatrices rara vez se pueden ver.

Sonda vesical: posterior a la operación, se coloca una sonda en la vejiga, la cual permanece en el cuerpo por 20 días.