Generalidades e indicaciones

La resección transuretral de próstata se ha utilizado por mas de 100 años para tratar el crecimiento de la próstata. Es un procedimiento endoscópico de mínima invasión realizado con mucha frecuencia, haciéndolo bastante seguro y eficaz para controlar los síntomas urinarios obstructivos.

Actualmente se utiliza la energía bipolar para cortar el tejido prostático, esta modalidad ofrece mayor seguridad al paciente por que tiene un mejor perfil de coagulación y la absorción de líquidos durante el procedimiento es menor.

Las indicaciones realizar una resección transuretral de próstata son:

  • Crecimiento prostático obstructivo asociado a síntomas urinarios obstructivos severos (chorro débil, diuresis nocturna, goteo después de orinar, incontinencia urinaria)
  • Falla en el tratamiento médico para los síntomas urinarios obstructivos
  • Retención urinaria con uso de sonda en la vejiga
  • Problemas de salud ocasionados por el crecimiento de la próstata: piedras en la vejiga, insuficiencia renal, hernias inguinales, infecciones urinarias de repetición

Beneficios de la resección transuretral de próstata bipolar

Cuando se remueve tejido de la próstata, la uretra se vuelve mas amplia y permite la salida de la orina más fácilmente, con esto se obtiene una mejoría en los síntomas urinarios obstructivos y mejora el vaciamiento de la orina.

El procedimiento es endoscópico, lo que ayuda a que la recuperación sea rápida y con poco dolor.

Ventajas de usar energía bipolar en la resección transuretral de próstata

RTU bipolar RTU monopolar Vaporización láser
Se puede realizar en pacientes con insuficiencia cardiaca Si No es recomendable Si
Se puede realizar en pacientes que toman aspirina Si No es recomendable Si
Se puede realizar en pacientes con marcapasos Si No es recomendable Si
Síntomas irritativos después de la cirugía Leves Leves Moderados a severos
Se obtiene tejido para análisis de cáncer Si Si No, a menos que se haga una biopsia aparte
Cantidad de tejido removido en menos tiempo de cirugía +++ +++ ++
Control de síntomas obstructivos Si Si Si

Riesgos y complicaciones

Las posibles complicaciones que pueden surgir al realizar la resección transuretral de próstata son las mismas que pueden ocurrir en general con cualquier procedimiento quirúrgico y estas son: hemorragia, daño a órganos cercanos, reacciones a la anestesia etc. Sin embargo, estas complicaciones se presentan con poca frecuencia y se pueden resolver en su mayoría, durante la misma cirugía.

Alternativas a la resección transuretral de próstata bipolar son

Otras opciones para tratar el crecimiento prostático obstructivo son:

  • Tratamiento farmacológico (pastillas)
  • Cirugía abierta
  • Cirugía laparoscópica
  • HoLEP (enucleación de la próstata con láser)
  • Vaporización con láser de la próstata
  • Rezūm
  • Urolift

Que esperar de la resección transuretral de la próstata

Día de la cirugía: El día de la operación llegará por la mañana al hospital en ayuno

La cirugía dura aproximadamente 1-2 horas, sin embargo, este tiempo es variable.

La anestesia para este procedimiento es espinal (en la espalda) y sedación por lo que no sentirá dolor y estará relajado durante su procedimiento.

El dolor después de la resección transuretral de próstata es mínimo y puede ser controlado efectivamente con analgésicos intravenosos.

Alimentación: el mismo día de la cirugía podrá comer por la tarde, no existen restricciones alimenticias, sin embargo, se recomienda una dieta balanceada.

Actividad física: al siguiente día de la cirugía podrá levantarse a caminar. Es esperado sentirse un poco fatigado después de cualquier cirugía, este problema se resuelve espontáneamente a las pocas semanas después del procedimiento.

Estancia hospitalaria: la mayoría de los pacientes operados de resección transuretral de próstata permanecen 2 días hospitalizados.

Sonda vesical: después de realizar la resección transuretral de próstata se coloca una sonda a través de la uretra, esta sonda tiene la finalidad de facilitar la salida de la orina desde la vejiga y también ayuda a irrigar la vejiga con un suero para evitar que se tape la sonda con coágulos. A las 48-72 horas después de la cirugía, esta sonda se retira.

Heridas: al ser realizado de manera endoscópica, este procedimiento no deja cicatrices en la piel.