Generalidades e indicaciones

La circuncisión es una operación menor para retirar el prepucio del pene, con esto se logra que el glande (la punta del pene) esté todo el tiempo descubierto.

 

Las razones para realizar una circuncisión son:

  • Fimosis, cuando el prepucio es muy estrecho y no permite descubrir el glande.
  • Balanitis repetitiva, cuando el prepucio se inflama frecuentemente debido a infecciones por hongos y bacterias.
  • Para prevenir el contagio de enfermedades de transmisión sexual por virus del papiloma humano y el VIH.
  • Como tratamiento auxiliar de la infección del virus del papiloma humano en el hombre.
  • Por decisión del paciente.

Beneficios de la circuncisión

  • Mejora la higiene y apariencia del pene.
  • Disminuye la probabilidad de contagiarse del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) y del virus del papiloma humano (VPH).
  • Elimina la humedad del glande y las infecciones por hongos en el prepucio (balanitis).
  • Disminuye la probabilidad de tener cáncer en el pene.

 

Al retirar el prepucio, el microambiente del glande cambia, pasando de ser húmedo a seco; esto ayuda a mejorar la higiene por que el paciente puede lavar más fácilmente el glande y no se almacena la humedad.

Con el tiempo, después de la circuncisión, el tejido que recubre el glande se vuelve mas resistente a las infecciones.

La circuncisión se puede realizar a cualquier edad, desde el primer día de vida, hasta en adultos mayores.

Riesgos y complicaciones

Las posibles complicaciones que pueden surgir al realizar una circuncisión son las mismas que pueden ocurrir en general con cualquier procedimiento quirúrgico y estas son: hemorragia, daño a órganos cercanos, reacciones a la anestesia etc. Sin embargo, estas complicaciones se presentan con poca frecuencia y se pueden resolver en su mayoría, durante la misma cirugía.

Alternativas a la circuncisión

En caso de fimosis, el paciente puede decidir entre una circuncisión convencional o una incisión dorsal, donde solo se corta longitudinalmente el prepucio y con esto se logra la exposición y el aseo del glande.

Qué esperar de la circuncisión

Día de la cirugía: el día de la operación llegará por la mañana al hospital en ayuno.

La cirugía dura aproximadamente 40 minutos, sin embargo, este tiempo es variable.

La anestesia para este procedimiento es espinal (en la espalda) y sedación, por lo que no sentirá dolor y estará relajado durante su procedimiento.

El dolor después de la cirugía es mínimo y puede ser controlado efectivamente con analgésicos vía oral.

 

Alimentación: el mismo día de la cirugía podrá comer por la tarde, no existen restricciones alimenticias, sin embargo, se recomienda tener una dieta balanceada.

 

Estancia hospitalaria: La circuncisión es una cirugía ambulatoria, esto significa que podrá ir a su casa después de recuperarse de la anestesia. Estará en el hospital un total de 4-6 horas.

 

Actividad física y vida sexual: El mismo día de la cirugía podrá caminar por la tarde. Se recomienda esperar 4-6 semanas después de la circuncisión para reanudar la actividad sexual. Si desea viajar en avión, lo puede hace un día después de la circuncisión.

 

Cicatriz: la cicatriz de la circuncisión es muy discreta, cuando se afronta la herida quirúrgica, se utiliza una sutura absorbible, por lo que no requiere retirarse, esta se cae sola, dejando una cicatriz que casi no se nota.

 

Sensibilidad: Es esperado que haya hipersensibilidad del pene las primeras semanas posteriores a la circuncisión. Poco a poco la hipersensibilidad se va normalizando, se recomienda usar ropa holgada y suave posterior a la cirugía para tolerar mejor estos cambios.